RSS

El privilegio de hacer música para el Señor

02 May

Los que tenemos la gracia de poder tocar música para el Señor poseemos un privilegio y responsabilidad muy especial.

El hecho de “hacer música” para Él tiene algunas características que es interesante analizar bajo la luz del Espíritu Santo y con la lógica de Dios, no la nuestra

Lo primero es que Él PREPARA a los llamados y no llama a los PREPARADOS, por lo tanto la tentación humana de sentirse indigno o no suficientemente bueno o talentoso queda descartada… (que bueno que la lógica del Reino de los Cielos es distinta)…no obstante estamos llamados a prepararnos una vez que hemos recibido el llamado.

El Señor nos ha tendido una “Trampa de Amor”, la música es la escusa que Él ha encontrado para atraernos, llamar nuestra atención y mantenernos a su lado. Él sabe que la música nos hace sentir placer, que interpretarla  ya sea tocando un instrumento o cantando nos es muy atractivo y nos atrae hacia si, usándola como pretexto.

Oseas 11, 4 ” Yo los atraía con lazos humanos, con ataduras de amor; era para ellos como los que alzan a una criatura contra sus mejillas”


Nos ha regalado una gracia especial al hacer nuestra música, ya que a diferencia de la música secular, la música que nosotros hacemos viene con algunos extras que Dios nos ha regalado y que debemos conocer conscientemente.

La música que hacemos le  genera placer al Señor

Nuestra música, nuestro servicio pero por sobre todo nuestra entrega complacen al Señor

Él se deleita cuando nos ve y escucha cantar y tocar, hasta las mas desafinada y fuera de tiempo de nuestras notas conmueven con ternura su corazón….Es  una amor “similar”  (claramente el de Dios es mayor) como cuando éramos muy pequeños y nuestros padres nos pedían que recitáramos la poesía que nos aprendimos en el colegio…no importa si se nos olvidaba o si tartamudeábamos, el vernos ahí llenaba sus corazones.

La música que hacemos hace que Dios venga.

Cuando la interpretamos, el Señor viene a visitar a su pueblo, se acerca a él y se manifiesta  con poder. No cualquier música logra esto, es un privilegio que se nos ha dado gratuitamente no para vanagloriarnos, sino para tener conciencia de la importancia de nuestro servicio. Nuestras canciones son una invocación a su presencia, un llamado a su corazón para que nos acompañe y nos llene de su gracia y amor. Dios viene!

La música que hacemos hace que el pueblo de Dios logre una mayor comunión con Él.

Cuando el pueblo canta a su Dios este escucha y permite una cercanía e intimidad profundas. Nuestros cantos, e incluso, nuestras piezas instrumentales hacen que la asamblea logre una comunión íntima con el Señor, permitiéndoles profundizar nuestra relación, escuchando su voz en el corazón  y por sobre todo, gozando de su presencia.

Nuestra música hace que venga el Señor y que su pueblo se encuentre con Él

Todo esto es hermoso desde el punto de vista del MINISTERIO entendido desde la visión cristiana (Ministerio: servicio). *

Cuando nos vestimos espiritualmente de servidores nos hacemos los menores de todos, nos ponemos por debajo de todos y a disposición de todos.

Nuestro servicio en la música ha de ser así, debe atender las necesidades de la comunidad y por sobre todo del Señor.

Imagínenlo como un mesero en un restorán, pero en este caso un mesero que atiende al Señor y su pueblo. Debemos estar limpios, entregar un producto agradable y sabroso al paladar y nuestra actitud debe generar el deseo de pedir mas y volver a ese lugar.

Nuestros corazones (como músicos) deben estar dispuestos para el Señor, en un proceso de constante conversión…LIMPIOS.

Nuestra música debe ser  agradable y de excelencia, dando lo mejor que tenemos a nuestra disposición…sean estas horas de ensayo (nuestro tiempo libre ), canciones bien escogidas (tiempo de oración), canciones que suenen bien (horas de estudio musical), sonidos agradables (buenos instrumentos) y de un aspecto agradable (no solo interpretar, como dicen los gringos “play music” sino  que vivir el momento musical-espiritual)…ENTREGAR UN PRODUCTO AGRADABLE AL PALADAR ESPIRITUAL.

Salmo 33, 3Cantadle un cantar nuevo, tocad la mejor música en la aclamación!”

Nuestra actitud mientras tocamos frente a la comunidad, nuestra actitud en la calle o  en nuestro dormitorio  deben ser las mismas….si las canciones que tocamos y cantamos no somos capaces de llevaras a  nuestras vidas (o por lo menos expresar un sincero deseo de hacer a pesar de las lógicas caídas) entonces sólo somos unas radios que suenan a algo que no les pertenece….es como si nos pusieran un CD y lo reprodujeran en nosotros, pero no nos pertenece.  Tocar bien la guitarra y cantar afinado, hasta los que no creen en Dios pueden hacerlo y mucho mejor que nosotros, no es sólo eso lo necesario. El Señor espera que nos apropiemos de lo que cantamos y tocamos y que nuestra experiencia de Dios a través de la música atraiga a mas hermanos hacia su presencia…NUESTRA ACTITUD GENERA EL DESEO DE MAS.

Cuan prolijo y de excelencia debe ser nuestro servicio

Es hermoso nuestro servicio, Dios nos ha dado una oportunidad única al momento de servirlo y con nuestra música nos da enormes herramientas para profundizar nuestra relación y la de nuestros hermanos con Él.

Los animo a seguir ministrándole al Él y a su pueblo

Un abrazo, muchas bendiciones  y ánimo en su servicio para el Señor!

 *La palabra “ministerio” viene del Latín ministerium, que significa “servicio”.

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en mayo 2, 2011 en Blog

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 Respuestas a “El privilegio de hacer música para el Señor

  1. Alvaro Almendra

    mayo 2, 2011 at 11:42 pm

    Que bueno saber que compartimos más que el amor por el Señor. También compartimos el querer comunicarlo una vez que lo hemos conocido.

    ¡Un abrazo! ánimo con la música que nos acerca al Señor.

     
  2. Pamela Carolina Núñez Quiroz

    mayo 3, 2011 at 3:07 am

    Que maravilla Seba!!! =) Dios nos sedujo, nos atrajo y nos mantiene unidos a Él a traves de este servicio …es maravilloso!!!!
    Quiero recalcar algo que es muy cierto. No solo debemos ocuparnos de que nos salgan bien las notas y la voz… sino que más que eso es el hecho de internalizarnos y saber lo que cantamos y a quien le cantamos!:) es algo profundo que quizá es dificl e imposible de hacer por nuestras fuerzas y creo que eso es lo que llamamos la unción en el servicio…debemos empatizar con el momento vivido, y vivir el momento a fondo para que todo lo que el Señor quiera entregar a traves de nosotros brote de nuestro ser…para esto debemos pedirle la gracia al Señor!! =)
    me encantó la nota…creo que resume muy bien la labor que el Señor a puesto en nosotros!!
    Espero y creo en fe! que seguiremos creciendo todos juntos en el amor y la excelencia en el Servicio para aquel que se merece LO MEJOR! =D bendiciones hermanito te quiero mucho! =)

     
  3. Felipe Cáceres

    mayo 3, 2011 at 12:47 pm

    Amén! Gracias Seba. Quise guardarlo para hoy en la mañana. =).

    …más que nosotros, El ministra a su pueblo…

     
  4. Sylvia

    agosto 2, 2011 at 3:38 am

    sencillamente…te pasaste! tus ideas muy claras y llenas de contenido, sobre todo, contenido espitiritual. Es un renuevo para las fuerzas y no perder el foco. Gracias

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: