RSS

Sólo con 3 notas

05 Feb

Acabo de volver a mi amado Temuco, luego de 5 días de conciertos por Chile con mi banda de blues; La MonoBlues (www.lamonoblues.com). Un hermoso tiempo de música, travesía, trabajo, amistad y ver como Dios acompaña a sus hijos en todo cuanto emprenden, siempre que sea su voluntad.

En un comienzo el blues me costó comprenderlo, porque como bajista es mas bien fome, son sólo 3 notas (acordes) que se repiten en una secuencia constante cada 12 compases una y otra vez. Para nada parecido a la música que escucho siempre, mas ligada al jazz, la fusión y el funk, en donde miles de acordes y notas pasan por cada compás y la complejidad y creatividad es vista como una virtud y algo buscado por todos.

Estos días de viaje me hicieron sentir cerca y lejos de Dios al mismo tiempo, pues darme un tiempo para orar solo y tranquilo es difícil, pero constantemente estuve en comunicación con Dios, como suelo hacerlo (y creo que tu también)  me acordaba de Él en algunos momentos del día, poniendo lo que está ocurriendo en sus manos o agradeciendo por lo vivido, pidiendo su compañía y colaboración e  invocando su presencia en todas mis acciones.

Recorrimos mas de 1500km y claramente el compartir y conocernos es parte principal en un viaje de estas características. De pronto salió a la palestra el “Rosario” colgado en el espejo de la camioneta que nos llevaba. Claro, como siempre intenté hacer una pequeña catequesis y contar en que consiste: una oración repetitiva realizada 50 veces, intercalando un Padre Nuestro, mientras meditas algún misterio. Y fue cuando me di cuenta que mi oración es como mi música:

Tres acordes monótonos, repetidos infinitas veces con mayor o menor intención, con más o menos sentimiento, líricas sencillas, pero profundas, que se repeten al final de cada frase y aunque mirado friamente es lo mismo y casi suenan igual, cada una de nuestras canciones es distinta una de otra (te invito a escucharnos y comprobarlo), a pesar de que son con las mismas notas, increíblemente SIEMPRE CON LAS MISMAS 3 NOTAS.

Es justamente lo que hago cuando rezo el rosario (o cualquier oración recitada, de esas que la Santa Madre Iglesia nos enseña); repetir una y otra vez una breve oración que me conduce a Dios y a disfrutar de su presencia no sólo por lo que dice, sino por el sentido que le doy en mi corazón cada vez que la repito, una y otra vez, 50 veces en total.

A veces envidiamos la forma de orar de otros; espontánea, compleja, profunda, novedosa, pero la realidad es que puedes hacerlo tal como nosotros hacemos el blues, repitiendo una y otra vez, pero llenando tu corazón con contenido, con sentido, con pasión, con la falta de palabras, con la sinceridad de tus quejas o con el agradecimiento que sientes.

Señor, pon palabras sinceras en mi boca, y cuando no las encuentre, ayúdame a darle sentido a las cosas sencillas y aunque sean oraciones hechas por otros que yo repita constantemente, dale sentido en mi vida, úsalas como una excusa para relacionarme contigo y acercame más a ti. No te apartes de mi lado. Te lo pido en el nombre de Jesús, Amén!

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en febrero 5, 2012 en Blog

 

Etiquetas: , , , , , , ,

3 Respuestas a “Sólo con 3 notas

  1. pollo con almendras

    febrero 6, 2012 at 12:51 pm

    Creo que es una de las mejores entradas que te he leído. Ahora entiendo mucho mejor cuando alguien dice la frase de San Agustín “el que canta reza dos veces”.
    La música es tu forma de hacer oración y, cómo bien dices, a veces viene con mayor o menor intención, pero siempre es un esfuerzo por comunicarnos con el Dios de la Vida.

    Un gran abrazo, SirSebi joaojajoa

     
  2. piky

    febrero 8, 2012 at 9:16 am

    te pasaste con esto seba !! me encanto !!!!!!!!!!!!!!!!!!
    gracias x responder siempre mis preguntas !!! 🙂

     
  3. Luis Caraballo

    febrero 8, 2012 at 11:35 am

    Que manera tan bonita de ver la oracion.

    Siempre la siento importante, por repetitiva que sea, al igual que mi musica y lo que pueda ejecutar, este amplio lenguaje merece una disciplina como la musica, atada al corazon como la oracion, es una comunicacion directa con Dios mismo, con el alma. Es maravilloso, solo basta con tener ganas de orar por mucho o poco que sepas, al igual que la musica, al disponernos a tocar esta amplitud va expandiendose gracias a la repeticion. El señor actua.

    Gracias por tan bonita nota.

    Dios los acompañe!

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: